Necesidad de innovar en la escuela de hoy

Necesidad de innovar en la escuela de hoy

“Educar la totalidad del niño y

niña:” cabeza, corazón y manos”

Rudolf  Steiner

 

Autores: Edilberto Hart Montes, Carlos M. Ramos Gélvez.

Toda esta en un constante proceso de cambio, la sociedad evoluciona a la par de los grandes descubrimientos del hombre, las instituciones sociales necesariamente deben ajustarse para responder a las nuevas necesidades de la humanidad. El estado, la familia, la iglesia y la escuela son instituciones pilares del orden organizativo del hombre, llamadas a someterse a las transformaciones con el claro propósito de no quedarse relegadas del hemisferio que marca el rumbo de los pueblos garantes de la sostenibilidad de cada uno de los sujetos que emergen en esta nueva sociedad. Pero la escuela se rehúsa dejar las prácticas medievales, racionales y tradicionales que no corresponden a las expectativas de los actuales contextos.

Lo que llama Toffler Alvin (1986) la tercera Ola corresponde a la actual sociedad que denomina Buendía (1998) la sociedad del conocimiento, esta solicita del estado la creación de políticas publicas que hagan de la escuela un nuevo escenario que satisfaga las necesidades imperantes en un mundo que se trasforma a la velocidad de la luz y exige al ciudadano postmoderno estar al tanto de tales fluctuaciones de orden político, económico y social que repercuten fuertemente en la vida del hombre.

Para nadie es un secreto que los niños y los jóvenes de hoy tienen una gran capacidad creativa, imaginativa, de liderazgo, intuitiva, que bien desarrollada permite un crecimiento armónico e integral del individuo. El desarrollo de la creatividad desde la familia y continuada en la escuela es fundamental en cualquier propuesta educativa. El desarrollo y potencialización de la integralidad desde la educación infantil es pilar central para que el niño y el joven avance en el desarrollo de cada una de sus dimensiones; cruciales para la construcción de un mundo más humano. La búsqueda en la formación de un individuo creativo, abre las puertas a una educación con bases conceptuales en las neurociencias y lo socioafectivo, desde el imaginario se construye la estructura teórica de lo que se puede representar, en este sentido la escuela deberá ahondar en estimular a los estudiantes al pensamiento crítico y a la reflexión que le posibiliten ver otros puntos de vista o buscar otras perspectivas, tener la capacidad de repensar lo que ya está hecho y generar ideas de aquello que nadie ha visto antes, pero sobre todo a creer en que las ideas diferentes o utópicas pueden llegar a convertirse una potencial fuente de inspiración, en la llave maestra para innovar.

 

Todos estamos llamados hacer uso de la autopista de la información a la que se refiere el filósofo moderno Savater Fernando, la información y los conocimientos que circulan minuto a minuto por ella gracias al desarrollo de las tecnologías de la informática y de las comunicaciones, modifica sin ningún tipo de duda las realidades biopsicosociales de los sujetos; especialmente cambiando los espacios laborales y la dinámica de familia día a día.

 

En el nuevo escenario creado como efecto del desarrollo de la ciencia y del conocimiento científico el hombre de la aldea planetaria llamada Tierra que quieran ser sujeto visible, protagonista, de éxito de esta sociedad individualista y de mercado compartido no será suficiente el dominio de las diversas herramientas de la informática y de las comunicaciones, de quienes ostentan el empoderamiento del conocimiento ya que estos estarán obsoletos en poco tiempo. Los hombres llamados a dinamizar el mundo político, económico y social de la sociedad del conocimiento no estará en manos de los más capacitados profesionalmente, sino de aquellos que cuente con las habilidades y destreza para adaptarse a las circunstancia, a  las diversas  realidades del medio. De igual manera deberá contar con las capacidades para dar respuesta creativa a las adversidades que le va presentando la realidad social.

 

No basta para la nueva sociedad el conocimiento, estamos llamados a una formación que integre aspectos cognitivos, afectivos, psicosociales y filantrópicos. Un ser menos competitivo y más competente que en cooperación con sus semejantes construya, reconstruya, innove y transforme.

 

Para ser coherente con las nuevas necesidades impuesta por la dinámica del mismo hombre, esa escuela estacionada en un sistema caduco, tiene que apostarle a una nueva propuesta educativa encaminada al desarrollo del hemisferio derecho, debe ser trabajada desde la educación inicial si desea tener a futuro unos sujetos cuyas acciones estén amparadas en la creatividad, imaginación, inteligencia emocional, la intuición y en la solución de problemas.

 

Uno de los nuevos elementos de la propuesta es el desarrollo de las salidas académicas como estrategia para lograr la vinculación del aprendizaje con el mundo real. Estas diseñadas con todo el rigor que exige su organización se pueden planear a los distintos espacios del barrio, espacios históricos, culturales y productivos de la ciudad, del departamento, de la nación y de otras naciones. Estas son productivas en la medida que el maestro a cargo las organice de tal forma permita que los estudiantes descubran las aplicaciones reales de los contenidos de estudio, ayudándoles a descubrir sus propios intereses y conocer la existencia de realidades socioeconómicas distintas. Este tipo de evento educativo garantiza un aprendizaje contextualizado, interconectado, duradero, placentero y significativo

 

Desde las concepciones Piagetanas, se conoce que el sujeto aprende cuando el nuevo conocimiento se integra a los esquemas de conocimiento que ya posee, modificándolo, se puede afirmar que las salidas pedagógicas favorecen la integración de saberes, la interacción directa con el objeto de estudio y la modificación de esquemas a través de vínculos psicoafectivos y un gran valor cognitivo; el cambio de contexto de aula permite que el cerebro renozca nuevas variables, genere nuevas conexiones sinápticas , relacione contenidos temáticos y cree nuevas rutas, que al estar relacionadas con momentos emotivos y placenteros, se convierten en una experiencia significativa y fácilmente recordada, de allí la importancia de la planeación y sentido pedagógico de las salidas.

El contacto naturaleza- estudiante es otra de las estrategias integradora de la nueva propuesta educativa, se constituyen en una elección de vida instantánea, el encuentro con la naturaleza le permite al niño y al joven disfrutar de lo conoce, se goza la actividad y aprende, explora y trasciende lo esperado por el maestro, inquieta con lo que no logra comprender.  Observar un ecosistema de cerca significa vivirlo y entender su funcionamiento en la cadena de la vida. Contemplar la naturaleza es hacer de la educación un apto vivencial. Convirtiéndose la educación en un proceso que provoca el cambio en el interior del propio estudiante, y luego al exterior, desarrollándose una conciencia ecológica.

El constructivismo, desde la escuela activa, argumenta como se construye el pensamiento humano a través del aprendizaje. La manipulación, el contacto, el intercambio con la realidad, la interacción con el entorno, desarrollan procesos complejos de razonamiento, pensamiento y comprensión, por lógica una salida pedagógica favorece el desarrollo cognoscitivo, en procesos implicados de observación, experimentación, indagación e investigación. Así mismo, el contacto con los recursos naturales y ecosistemas humanizan al sujeto, le hacen sentir parte de un complejo ecológico y esa misma sensibilidad despierta un sentido conservacionista y de respeto por el medio que le rodea, sin olvidar los grandes beneficios para la salud emocional y física de los ambientes rodeados de naturaleza, entre otros que, al generar un estado placentero, deja abierta los factores cerebrales propicios para el aprendizaje.

Por naturaleza, los seres vivos aprenden de manera espontánea, está codificado en la genética, y el aprendizaje es el primer mecanismo cerebral que se activa al nacer, es precisamente el contacto con el mundo físico lo que posibilita la activación y estimulación de esos códigos genéticos que incitan a la exploración, la búsqueda, la indagación, y el despertar de la curiosidad, que sin duda pone en marcha los mecanismos neuronales con los que se memoriza, aprende y construye el saber.

La investigación necesariamente tiene que hacer parte de este nuevo proyecto de escuela. La escuela apoyada en esta herramienta de enseñanza les permite a los estudiantes desarrollar su espíritu investigador, brindándoles la oportunidad de un aprendizaje de gran significado y autónomo, de sistematización experiencias, hechos sucedidos en sus comunidades, en el aula de clases. Sin ninguna duda estimula la reflexión, el trabajo en equipo, el trabajo cooperativo, el pensamiento critico, la curiosidad, la admiración, la solución de problema, lo lleva formular y demostrar hipótesis y sobre toda lo pone en contactos con la comunidad de miembros representativos del conocimiento. La investigación se constituye en oportunidad para que ellos realicen tareas colectivas, lo que implica integrarse con los demás y desarrollar su personalidad al lograr establecer   las relaciones positivas que puede establecer con sus compañeros.

 

Entiéndase la investigación no como una herramienta pedagógica o una metodología educativa enmarcada en un paradigma, sino como la pieza clave en la construcción de conocimientos, en el aliado ideal para interpretar y comprender el entorno que rodea al ser humano desde muy temprana edad, la “fórmula mágica” para convertir las preguntas en puntos de partida al saber y compartir desde la escuela y en un mecanismo innato a la naturaleza humana, que históricamente le ha permitido la emancipación del conocimiento y con ello el progreso.

Una escuela que dimensiona entre sus pilares los procesos investigativos, es una escuela encaminada al desarrollo de todas las dimensiones del ser humano; que garantiza su hacer en la vanguardia mundial y permite en todo momento la re-creación y re- construcción del saber. En este sentido, estamos pensando en la escuela como el móvil de todos los cambios sociales gestados a partir de la dinámica y vanguardia de la ciencia, la investigación y la tecnología, y en el espacio donde se hace posible la formación de un ciudadano con alta capacidad crítica y reflexiva y que desde su rol contribuya al avance y mejoramiento de la calidad de vida.

 

En la tarea de la escuela de reconocer los dones de sus estudiantes y mostrarle el camino para que aprendan a desarrollarlo, implica por parte de la misma hacer de las artes y del deporte uno elementos de suma trascendencia en sus nuevos propósitos como institución abierta al disfrute de sus estudiantes.   La pintura, la música, las artes plásticas, la danza, la poesía, entre otras tantas manifestaciones del arte y del deporte, hacen del estudiante un ser sensible, humano, amante de la libertad, activa su espíritu creativo, desarrolla la comunicación horizontal y vertical, lo hace un ser sensible a las problemáticas sociales que afecta a la humanidad como un todo.

 

Si bien las artes y el deporte implican disciplina para su desarrollo, es cierto sostenido por los expertos que ayuda al desarrollo del hemisferio derecho y alinearlo con el hemisferio izquierdo, da confianza en sí mismo. Ayuda a respirar correctamente, a oxigenar el cuerpo, estimular la esencia de humano: Sentipensar.

 

Innovar el quehacer educativo en el aula, lleva asumir   la enseñanza por proyectos conforme a las necesidades e intereses de los niños y jóvenes, deslegitimando así la idea de escuela como la mera trasferencia de información de los maestros a los niños y a los jóvenes, donde el proceso de aprendizaje solo se ciñe con la memorización de datos e información. Permite trascender el entrenamiento y cultivo de la mente de manera represiva, castrando la imaginación y la creatividad. A través de esta estrategia se busca el desarrollo de las fortalezas individuales de los estudiantes y mostrarle el camino para la construcción de sus propios conocimientos.

 

El compromiso educativo y del educador es reflexionar su papel social e innovar su estructura, para responder con calidad, eficiencia y pertinencia a las exigencias de cada persona, de los sectores sociales y de la aldea global que esperan de las instituciones educativas: la cultura, conocimientos, destrezas y habilidades que les permitan vivir mejor. El currículo escolar desde las competencias debe estar abierto al análisis y la reflexión sobre las características del contexto, del estudiante, de los recursos y todas las partes que intervienen en la construcción y formación del ser, así mismo con una gran capacidad para ir a la vanguardia de la dinámica mundial en cuanto a conocimiento, información, tecnología, ciencia y economía que le hacen de la escuela un agente continuo y altamente influyente en la sociedad del futuro.

 

En conclusión y por todo lo anterior, se necesita de una escuela coherente con los actuales tiempos y necesidades de los niños y jóvenes con capacidades activas y desarrolladas. Parafraseando el pensamiento del maestro mejicano Pedro Medina Calderón se necesita, no hay espera de una escuela cuyo fin sea la de ayudar a los niños y jóvenes   a descubrir quiénes son y para qué llegan a este mundo, que les permita potenciar sus talentos y dones y de crucial importancia le muestre el camino para ser felices, les ayude a erradicar la frustración y el miedo al fracaso. De lo contrario seria continuar con una escuela cuyas acciones están desvirtuadas con el tiempo y con la sociedad de las inteligencias artificiales.

 

REFERENTES BIBLIOGRÁFICOS.

BERNAL DE ROJAS, Aura Elena. Pedagogía y Modelos Pedagógicos. Conferencia. Universidad Surcolombiana, Neiva marzo de 1.998.

DELORS, J. (1996). La educación encierra un tesoro: Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI. UNESCO.

SAVATER, F.  El valor de educar, Editorial Ariel, Barcelona, 1997.

BUENDÍA, H (1998) Educación, la agenda del siglo xxi. Hacia un desarrollo humano.

MENDOZA B, G. (2006) Por una didáctica mínima. Editorial Trillas.

NÉRICE, IMIDEO (1980). Hacia una didáctica general dinámica. Buenos Aires: Editorial Klusz.

RUDOLF STEINER (2016),  Waldorf Steiner en casa.

TOFFLER ALVIN (1986) shock de futuro, Megaepub.

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>